24 March 2008

Brevísima apología en defensa de las parrafadas

En las múltiples y repetidas ocasiones en que se critica mi noble arte me veo obligada, por cuestiones de honor, a desenterrar el hacha de guerra y erguirme en heroica defensa de los extensos hijos de mi musa.

Empezaré con una observación que, aunque general, atañe de forma especial y directa al alto y sublime oficio del profesorado: la vida es dura, muy dura, y hay que aguantar sus reveses con paciencia y estoicidad. Mal iríamos si todos los profesores llegasen al extremo de estrangularse a sí mismos o abrirse las venas, como buenos estoicos; esto tampoco hace falta; pero sí es cierto que el clásico precepto Caldum non voleres? Ergo trei tasse prene* es un precepto bueno y sabio.

Además, como defiende Nabokov en un artículo sobre lectores y relectores, leer es un esfuerzo considerable no sólo desde el punto de vista intelectual sino también físico. Si hay gente que paga para ir al gimnasio y hacer ejercicio, es poco razonable que quien cobra por hacerlo se lleve las manos a la cabeza.

Otro aspecto interesante es la proporción de errores en los textos. Sea x el número de faltas en una extensión y de texto. Dado que x está contenido en y, es obvio que, al multiplicar y por cualquier número k € R, x aumenta en proporción. Esto posibilita que, en un texto convenientemente largo, el lector pueda dar rienda suelta a su profesoral sadismo y deleitar su vista embadurnando los escritos del color de más baja frecuencia del espectro luminoso visible, el predilecto de todo profesional docente.

Sin duda se me podrá contradecir con el conocido refrán "Lo bueno, si breve, dos veces bueno"; sin embargo, apuntaré que hay una ligera diferencia entre meter paja innecesaria para abultar y desarrollar un tema. De la misma manera que nadie deja un plantón como está, sino que se riega para que crezca y se haga árbol, los "proyectos bonsai" de ideas no deben permanecer como tales, sino que hay que permitir que alcancen su máximo crecimiento. Hacerlo de otro modo implicaría dejar una tarea a medias y la consecuente frustración. Para lacónicos los laconios, y éstos en Grecia, no en todas partes.

Seguiré defendiendo mi tesis afirmando que escribir es una actividad bastante más constructiva que tragarse telenovelas cutres, quemar contenedores o estudiar el vuelo de las moscas, por más científicamente que se haga esto último. Además, para la elaboración de un texto es necesario estarse quieto y sentado en un sitio, de manera que según Pascal, que sostiene que los grandes males de la humanidad provienen del hecho de que el hombre no se sabe estar quieto en su cuarto, se evitan muchos y grandes disgustos.

Y, ya para acabar, ¿no decíamos que sin la escritura la comunicación no sería lo mismo? ¿Vamos a provocar, fomentar o permitir que los sentimientos, ideas, pensamientos, opiniones, experiencias, etc. de las personas desaparezcan en la eternidad del tiempo sin dejar más rastro que una efímera huella en las arenas movedizas de la memoria humana?

Es por estas razones, más o menos serias -menos que más, algunas-, que considero que mis parrafadas son útiles y provechosas; si no para quien tiene que leerlas, sí para quien las escribe.
______________________________________________________________________
*¿No quieres caldo? Pues toma tres tazas.

4 comments:

LSEP said...

Bueno bueno bueno... No sé si em vaig passar una mica. Això va ser per quan es va picar amb mi el profe després d'haver-li entregat la redacció de la verema! (És a dir, fa força temps!)

Anonymous said...

Noia, com t'expliques ... bé, i certament, les idees cal exposar-les, desenvolupar-les, relacionar-les i defensar-les. No és fàcil, i per aquells que quan seuen senten formigues a la interfície cos/seient ... bé, pot ser una mica de suplici. Però això vol dir que els tals ni s'han acostumat a llegir, i evidentment, tampoc en trauran cap profit de posar-se a escriure sense haver observat, llegit, tamisat, reflexionat i madurat unes idees que tinguin un veritable contingut. M'ha agradat el teu escrit. Una abraçada amb c trencada ...
L'Oncle de la Selva

Raquel G P said...

Jajajaja me encanta como escribes. Lo haces super bien xD. Bueno desde luego que estoy de acuerdo en que la vida de los profesores es dura, muuy dura. ¡Que ganas de que acabe este curso y de no tener que volver a enseñar nunca mas!. Y lo de las parrafadas, si las escribes tan bien no voy a ser yo la que se queje. De hecho tendrias que encuadernar todo lo que pasa por ese cerebro tan abstracto y hacer un libro, yo lo compraria. :p me gustaría expresarme así, porque no tengo tanto arte en escribir lo que se me pasa por la cabeza, pero la tengo llena de cosas jajaja. xD

LSEP said...

Moltes gràcies! Per si us interessa, la opinió del meu il·lustre, august i sempre excel·lent professor:

BREVE Y ESCUETO: NO ESTOY DE HUMOR...